Basado en hechos reales| El Destripador de Baviera| A La Caza de Houdini

Como pueden o no saber estoy haciendo un “Basado en hechos reales” de todos los asesinos seriales que inspiraron a Kerri Maniscalco a escribir su serie de libros “A La Caza de Jack El Destripador” y ahora es momento del tercer libros que se llama “A La Caza de Houdini”

Pueden leer los otros especiales:

Basado en Hechos Reales| Jack El Destripador Parte 1 | A la Caza de Jack El Destripador de Kerri Maniscalco

Basado en Hechos Reales| La Condesa Drácula| A La Caza del Príncipe Drácula

Nota: Está entrada tiene spoilers ligeros porque la autora si usa ciertas cosas de este asesino que hace evidente que se inspiró en él (especialmente su nombre) pero afuera de eso las historias de ambos asesinos no son tan similares. Sin embargo, esta entrada les podría dar muchas pistas de quien es el asesino en la novela, algo no recomendable para las personas que no han leído la novela.

Jack El Destripador es posiblemente el asesino serial más conocido de la historia; sin embargo, hubo un asesino serial que tenía un apodo similar que cometió sus crímenes 80 años antes que el asesino que aterrorizó a Londres en 1888, y este asesino era El Destripador de Baviera, o mejor conocido como The Bavarian Ripper.

A diferencia de Jack El Destripador, El Destripador de Baviera no causó pánico cuando cometió sus asesinatos porque nunca fueron cometidos de una manera tan pública como los cometidos por Jack El Destripador. El pánico llegó cuando sus crímenes se hicieron conocidos con su captura; pero, de hecho, sus crímenes casi pasan desapercibidos porque era un asesino más convencional en el sentido que ocultaba los cuerpos de aquellas que mató. Pero a diferencia de Jack El Destripador, The Bavarian Ripper cometió errores que eventualmente llevaron a su captura.   

Pero ¿Quién era el Destripador de Baviera? 

Andreas Bichel nació en 1760, pero realmente se sabe poco de su vida. Se sabe que era un hombre que se creía que era inofensivo que tenía ciertos antecedentes de tomar cosas que no le pertenecían, pero sus pequeños robos eran tan insignificantes que nunca le ocasionaron problemas. Vivía en una pequeña cabaña con su esposa en un pueblo llamado Regensdorf en la zona de Bavaria, actualmente Alemania [1,2].

Algún lugar en Baviera

Sin embargo, Andreas Bichel, al igual que su esposa, era una persona muy privada que casi no convivía con los vecinos, esto llevó a que no fuera muy estimado por la comunidad, pero aun así se le consideraba que tenía una vida respetable porque tenía una buena casa y familia [1].

Para mantener a su familia, Bichel tenía trabajos raros y uno de ellos era la adivinación, la cual consistía en hacer que la persona viera a través de un cristal y este, supuestamente, les daría un vistazo de su futuro.

Este oficio sería el que lo ayudaría a cometer sus asesinatos.

Photo by Tim Savage on Pexels.com

En 1807, Barbara Reisinger fue a la casa de los Bichel cuando Andreas estaba solo para conseguir trabajo como empleada doméstica [1]. Inicialmente el par empezó a hablar de las cualificaciones de Reisinger pero lentamente fueron cambiando de tema hasta Andreas introdujo la idea de leerle el futuro, algo que Reisinger aceptó.

La rutina de adivinación sería un tanto diferente a lo que normalmente Andreas Bichel hacía, ya que esta vez puso a Barbara Reisinger enfrente del cistal pero le ató las manos, diciendo como pretexto que era para evitar que lo tocara y que además era necesario taparle los ojos [1]. Reisinger aceptó.

Una vez que sus ojos estaban tapados y sus manos atadas, Andreas Bichel tomó un cuchillo y la apuñaló varias veces en el cuello. Más tarde, ocultaría el cuerpo antes de que su familia regresara.

Durante los siguientes meses,  Andreas Bichel trató de hacerle lo mismo a tres mujeres, pero ninguna aceptó ser atada. Una decisión que salvaría sus vidas.  

Fue hasta 1808 que Bichel encontraría su siguiente victima

Catherine Seidel (o en algunos lugares escrito como Katherina Leidel) estaba pasando por el pueblo cuando se encontró con Bichel, quien logró convencerla de aceptar su oferta de leerle el futuro.

Al poco tiempo, Andreas Bichel la contactó para que le hiciera una visita a su casa para poder leerle el futuro, y además le dijo que era necesario que fuera vestida con su mejor atuendo y que trajera sus tres mejores prendas [1]. Como uno puede esperar, ella tuvo el mismo destino que Barbara Reisinger [1, 2].

La hermana de Catherine, Walburga, fue a buscarla al pueblo, e inicialmente no tuvo éxito hasta que por accidente acabó en la sastrería local. El sastre estaba haciendo un chaleco y la tela fue lo que le llamó la atención a Walburga porque era muy similar a la tela de una enagua de su hermana [1]. Walburga le preguntó al sastre sobre la prenda y este le informó que la tela había sido dada por la misma persona que ordeno el chaleco. Esta persona había sido Andreas Bichel [1].

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Walburga notificó a la policía de esto, y, además, les dijo que el mes pasado su hermana Catherine había sido contactada por Andreas Bichel para que fuera a leerle el futuro [2]. Los policías fueron a la casa de los Bichel en búsqueda de Andreas, quien les informó que era verdad que Catherine había visitado su hogar pero que, al poco tiempo, se fue con un hombre que no conocía y que no podía describir [2].

En esta parte hay fuentes que se contradicen con respecto a que fue lo que paso. Una fuente dice que la policía recordó la desaparición de Barbara Reisinger y que había desaparecido en circunstancias similares, y que, además, la esposa de Bichel había vendido ropa que le pertenecía a Barbara, la cual había sido reconocida por amigos de ella, pero que la esposa les había dicho que Barbara se había casado con un hombre rico y se había mudado a otra parte del país. También,  Bichel había logrado convencer a los padres de Barbara de que le dieran más ropa con el pretexto de que se la iba a enviar a su nuevo hogar [2]. Esto llevó a que lo policías sospecharán aún más de Andreas, lo que llevó a su arresto al igual que el de su esposa, y que investigaran la casa [2]. Otra fuente dice que lo que dijo Andreas sobre Catherine no convenció a las autoridades y esto llevó a que investigaran la casa [1].

Y aquí ambas fuentes concuerdan con que los policías encontraron durante la búsqueda ropa que pertenecía a Catherine [1, 2]. Andreas dijo que la ropa la había comprado en un mercado, pero esto no convenció a las autoridades debido a que el comportamiento de Bichel era bastante sospechoso [2]. Y esto fue suficiente como para que siguieran buscando con la espera de encontrar un cuerpo [1,2].

Photo by Lara Santos on Pexels.com

Un perro los llevó a un pequeño cobertizo donde se almacenaba leña, y ahí empezaron a excavar [1,2]. Eventualmente, encontraron el cuerpo de Catherine, y luego el cuerpo de Barbará que estaba enterrado más profundamente. Ambos cuerpos habían sido mutilados [1,2].

Aún con todo esto, Andreas Bichel no aceptaba su culpabilidad y fue hasta que lo pusieron enfrente de los cuerpos que es cuando confesó todo. Finalmente, explicó que la razón de los crímenes había sido porque quería la ropa elegante de las víctimas [1,2].

Andreas Bichel, apodado el Destripador de Baviara, fue sentenciado a muerte y decapitado el 9 de Junio de 1809 [2].

Referencias

[1] https://murderpedia.org/male.B/b/bichel-andreas.htm

[2] https://www.jack-the-ripper-tour.com/generalnews/a-precedent-for-the-whitechapel-murder/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .